Reuniones


  • Asuma que una primera reunión no durará más de unos 30 minutos, y tenga preparada una presentación que aproveche al máximo un tiempo escaso.
  • Asegúrese de que la empresa conozca por adelantado cualquier requisito especial para la demostración de su producto o prototipo.
  • Para su uso exclusivo, prepare un archivo de información que pueda consultar para responder a preguntas. Asegúrese de que es fácil de usar y de que sabe Vd. lo que contiene y lo que no. Pero:
  • Deje toda la información sobre su PI en casa. Si le preguntan, niéguese amablemente a hablar de ello en esta fase, aún cuando hayan firmado un NDA. Sólo cuando la empresa muestre un auténtico interés en su invención deberá ceder a revelarles informaciones que estén debidamente protegidas, y lo probable es que la primera reunión no sea el momento de hacerlo.
  • No confíe en que el prototipo o producto persuada a la gente por sí mismo. También estarán reaccionando respecto de Vd. ¿es Vd. el tipo de persona (o de equipo) con el que podrían hacer negocios?
  • Intente valorar a los empleados de la empresa con las que trate como personas. ¿Podría Vd. hacer negocios con ellos?
  • Después de la reunión, escríbales para dejar un registro de lo que Vd. entiende que se ha acordado. Si la empresa no cumple sus promesas, ¡eso puede ayudarle a decidir si puede confiar o apoyarse en ellos!
  • Si la reunión no tiene éxito, no desespere. Escuche y aprenda. Si la gente de la empresa conoce bien su mercado, puede que salga con suficiente información útil como para que la reunión haya merecido la pena.
  • Si rechazan su invención pídales que confirmen por escrito que no tienen interés en continuar los contactos. Con ello conseguirá disuadirles de desarrollar un producto similar y alegar que no habían rechazado formalmente su idea.
  • Guarde copias de toda la correspondencia, tanto propia como de ellos, en especial aquella que incluya cifras (porcentajes, estimaciones de volúmenes de ventas, etc.). Esto forma parte de su protección de PI tanto como una solicitud de patente, así que tiene que hacer el esfuerzo. Algunas empresas (y, hay que decirlo, también algunos inventores) no tendrán reparo alguno en alterar hechos y cifras si creen que pueden salirse con la suya.