Prueba de la invención


La necesidad de prototipos

Por razones obvias, tiene que demostrar, en primer lugar a Vd. mismo, y más tarde ante los inversores o empresas, que su idea funciona. Para una invención que consista en un proceso o un método de negocio, es posible que una demostración física no sea posible ni necesaria. Para una invención que sea una sustancia (como por ejemplo, un nuevo tipo de champú), puede ser suficiente hacer pruebas con unas muestras.

Pero si su invención es un producto para fabricar, tendrá que demostrarlo con una apariencia lo más cercana al producto terminado que se pueda permitir. Esto supone por lo general fabricar al menos un prototipo, y con frecuencia una serie de ellos.Aquí es donde se pueden generar los primeros costes serios, de manera que es necesario planificar y controlar sus actividades de desarrollo de prototipos.

Para algunas ideas que son por naturaleza caras, es posible que ya necesite obtener financiación para el propio prototipo. En tal caso, deberá reunir pruebas convincentes de que su idea va a funcionar, y de que tiene potencial para generar beneficios suficientes para justificar el nivel de riesgo, ahora mucho mayor.